29 jun. 2014

"El Deporte del Fútbol y los Estereotipos Sociales" por @flpdamian. #MundialBrasil2014 #SelecciónMexicana #ReformaEnergética #GolPolitíco



Empezaría preguntando: ¿En qué momento el fútbol se volvió un deporte que divide a la sociedad Mexicana en intelectuales e ignorantes, o en informados y desinformados?, lo pregunto porque por lo menos en las redes sociales en mi percepción existen esas dos líneas claras de opinión y expresión respetables hacia quienes gustan del fútbol, ya que es el deporte - sí, un deporte - no solamente más popular en México, sino en todo el mundo.

En estos tiempos que se desarrolla el mundial del fútbol en Brasil, estas expresiones se agudizan de una manera notable, más por los temas relacionados a iniciativas de leyes en materia energética que se están proponiendo y algunas de ellas aprobadas o pre-aprobadas paralelamente en el transcurso de la justa mundialista, donde indudablemente habrá consecuencias no por culpa del fútbol desde sus inicios, sino por culpa de un historial social-político-económico heredado y vigente que afecta al desarrollo catalogado como  “Democrático” de un país como México.

Estos muy breves y burdos comentarios me hacen volver a cuestionar: ¿En qué momento el fútbol dejó de ser un deporte para ser catalogado como un distractor social?, indiscutiblemente bajo ésta premisa los 32 equipos participantes en el mundial de Brasil fungen como distractores sociales para sus países, siendo que hay 5 países de un top 10 catalogados  por la OECD como los mejores para vivir en el 2014, donde los 10 primeros buscaban un lugar para participar en el mundial y solo la mitad lograron.

El grito de Gol! de un Mexicano es muy diferente al grito de un Goal! de un Australiano, porque el grito del Mexicano es de ignorancia (más cuando juega la Selección Mexicana), mientras que el grito del Australiano es quien disfruta del deporte; las dimensiones pueden varían de acuerdo al nivel de desarrollo de cada país, en esta hipótesis.

Hay quienes vemos y disfrutamos del deporte como los pases, amagues, fintas, control y manejo de balón, saltos, estrategias, disparos y lo más importante los goles cuando los hay (incluyendo las polémicas que puedan surgir). Y otros que vemos lo que pasa en temas extra cancha o extra juego - durante, en el desarrollo o la conclusión - de un juego o un evento como el mundial de fútbol o cualquier otra competición nacional e internacional relacionada a éste deporte; que desde mi opinión nada tiene que ver una visión con la otra. Ambas perspectivas cuentan con un valor significativo importante dentro de una sociedad y ambas realidades corren paralelamente. "Tu pasión por el fútbol no está peleada con tu interés por lo que pasa en el país." #GolPolitico

No es un descubrimiento que el fútbol es un instrumento extradeportivo y blanco de "manipulación" por diferentes instituciones y medios públicos y privados, incluyendo al mismo Estado (en el caso Mexicano). Pero también es indiscutible que es un deporte que socialmente “inyecta felicidad en pequeños momentos” que ningún otro deporte ni otra actividad ofrece de manera tan efectiva y masiva  hacia una sociedad de diversos niveles socioeconómicos, siendo evidentemente un arma de doble filo. Habría que ver uno de los grandes y clásicos ejemplos como el de Maradona y las Malvinas, y su significado para los Argentinos.

Terminaría preguntando e hipotetizando: ¿Qué pasaría si el fútbol dejara de ser el deporte más popular y practicado en México y el mundo?, indudablemente algún otro deporte u actividad sería la víctima como instrumento económico y de manipulación hacia las masas, y el gusto hacia un deporte terminaría siendo blanco de crítica y de división social de los llamados “interesados” y “desinteresados” en el argot social y político del país principalmente.

No defiendo al fútbol como instrumento, defiendo a un deporte que su único pecado es ser el más popular y practicado del mundo. Éste deporte comparte una realidad al igual que muchas otras que competen a un país, no está al margen o aislado de otras realidades; muchas veces pareciera que habría que decidir en qué o cuál realidad o bando hay que disfrutar, participar, opinar, criticar o actuar, fragmentando a una sociedad de estereotipos; simplemente hoy se habla de fútbol, mañana de política y pasado de economía, o todas en un mismo día simultáneamente.